Semana santa en polonia

Jueves y Viernes Santo. Son dos días en los que no existe mucha actividad por la calle en señal de duelo por la muerte de Cristo salvo en algunos sitios donde existe alguna pequeña procesión. Domingo de Resurrección.

Navegación de entradas

Es un día de mucha alegría dentro del cristianismo y se empieza a lo grande ya desde primera hora de la mañana. Este día es el primero después de la Cuaresma por lo tanto se puede comer y beber en grandes cantidades. Lany Poniedzialek o Lunes de Pascua. Pues déjame contarte que se celebra de una forma curiosa. Dulces especiales. Existen dos dulces principales en la Pascua polaca: Saltar al contenido. El agua bendita desempeñaba en la religión católica un papel muy importante, ya que el sacerdote al bendecir el agua la convierte en uno de los sacramentos.

Con estas fiestas termina el carnaval que dura desde la Nochevieja. Lo sigue el Miércoles de Cenizas. En la Polonia antigua hubo costumbre de reprochar ese día a las señoritas y jóvenes no casados, que no contrajeron matrimonio durante el carnaval, su condición de solteronas y solterones. Se les enganchaba a los trajes los emblemas de este estado, así llamados tajos'. Eran palitos, patas de gallina, títeres, arenques En las aldeas, las víctimas de esta tradición tenían que arrastrar troncos de madera amarrados con cadenas hacia la taberna, donde, para deshacerse de aquel signo de "deshonra", debían ofrecer aguardiente.

El Miércoles de Cenizas anunciaba los 40 días de abstinencia y reflexión religiosa.


  1. mujer guapa busca hombre.
  2. Viaje a Polonia. Semana Santa. Tradición y modernidad!
  3. chueca aragon chat!
  4. Cómo se Celebra la Semana Santa en Polonia.

Los fieles vestidos de fiesta colocaban en un carro la figura de madera de Cristo montado en burro y hacían procesión con ella. En Cracovia los concejales de la ciudad la llevaban desde la iglesia de San Adalberto hasta la catedral de la Virgen Santa María. Un atributo inseparable de los acontecimientos de aquel día eran ramos y ramitos que simbolizaban palmas. El ramo original de palma fue sustituido por uno de sauce, de frambueso, adornado con flores, cintas, hojas.

En la Polonia antigua se creía que un amento de sauce del ramo consagrado por el sacerdote protegía la salud, y el ramo colocado tras un cuadro santo en casa - traía suerte a sus habitantes. El Domingo de Ramos inicia la Semana Santa. El miércoles se echaba a las aguas del río una muñeca de paja que representaba a Judas; la costumbre evocaba ritos paganos de ahogar el invierno. Las campanas de las iglesias que sonaban desde el Domingo de Ramos, se silenciaban el Jueves Santo.

En los cruces de caminos se encendían fogatas para que los viajeros, los pobres y los muertos pudiesen calentarse a su lado. Se les dejaba también la comida para que pudieran alimentarse, y junto con ellos - los buenos espíritus de casa. En los tiempos antiguos aquel día se organizaban procesiones de fieles encapuchados, que gritando y cantando cantos religiosos de la Pasión del Señor, se azotaban en cada estación hasta derramar sangre. Estas estaciones simbolizan las 14 etapas de la Pasión del Señor en la Vía Crucis. Y así, a través de Cristo. Se creía, pues. Había una opinión bastante popular que el sacerdote mirando a través de la custodia divisaba cuales de las mujeres presentes en la misa eran brujas, sin embargo no podía decirlo.

Después de la misa de la Resurrección, en señal de alegría se disparaba de armas de fuego, y donde fue posible - de cañón. Las comidas consagradas por el sacerdote se ponían sobre la mesa. Tenía que ser una mesa sin humo, y por ello no se solía servir platos calientes.

Viaje a Polonia: Semana Santa en Polonia - Club Marco Polo

Una de las tradiciones antiguas es la de Smigus-Dyngus: Esta costumbre graciosa de echarse agua encima unos a otros viene de dos ritos distintos. El " dvngus' era una ofrenda huevos, embutidos que las amas de casa daban a los niños que circulaban por la aldea con el fin de evitarse problemas y asegurar buena suerte al hogar. Y el "smikus" era un azote de "buena suerte" con una ramita de sauce con amontes el día Domingo de Ramos.

Smikus-Dvngus se ha conservado como costumbre de rociarse con el agua. Ese día las niñas hacen coronas de flores y hierbas y pasean por las casas cantando una canción llamada "Gaik". A veces se amarraba al ramo una muñeca, "la reina de primavera". La costumbre consistía en romper huevos y tirarlos al suelo. En Cracovia, con esta ocasión se hacía una fiesta popular el día martes siguiente a la Pascua. Después de la misa en la iglesia, los participantes subían el monte Lasota conocido también como Renkawka y de allí echaban restos de la comida de Pascua para los pobres y estudiantes allí reunidos.

Irlanda, Polonia, Italia... medio centenar de jóvenes en proyectos Erasmus+ hasta Semana Santa

En la tradición polaca, hasta hace poco tiempo, hubo costumbre de festejar el quinto día después de la Pascua la fiesta de los Antepasados Primaverales. Aquel día se organizaban comidas sobre las tumbas de los familiares, compartiendo con ellos los restos simbólicos de las grandes comidas de Pascua. Culminan los festejos de las fiestas de primavera con la tradición de Prima Aprilis, celebrada el día 1 de abril. Los orígenes de esta costumbre son desconocidos, aunque se los relaciona con la tradición de la antigüedad.

Ese día nos engañamos chistosamente, emitimos informaciones falsas en los medios de comunicación, para desmentirlas al día siguiente causando alegría entre los que se dejaron engañar y los que no las creyeron. En Polonia ya en el siglo XVI esta costumbre fue considerada como antigua, y se la relacionaba con alegría que acompaña al despertar de la naturaleza en la primavera, renacida nuevamente después del invierno; ello nos permite, aunque fuera por un momento, olvidar el paso inevitable de gentes, tradiciones y costumbres.

A estas tradiciones pertenecen también las costumbres relacionadas con la comida festiva y la magia de los platos de Pascua. El período largo de la cuaresma hace que impacientemente esperamos el desayuno de Pascua. Por fuera se lo untaba con tocino y adornaba con una cruz de pasta.

La Semana Santa viajará a Polonia a principios de 2011

La semana anterior al Domingo de Ramos las amas de casa ya no hacían el pan, temiendo que los panes hechos durante todo el año se florecieran. Se empezaba a hacer pan y pasteles al horno sólo en la Semana Santa. En algunas regiones de Polonia era el Viernes Santo, y en otras - al contrario - ese día estaba prohibido cocer en horno cualquier cosa. En caso de que alguna ama de casa no respetara la prohibición, toda la aldea corría el riesgo de una larga sequía. En algunas regiones se echaba la amasadera fatal al río el día de la Nochebuena , en otras era suficiente robar la puerta de la masía en que se había hecho el pan y echarla a la corriente del río.

El Viernes Santo regían las mismas costumbres como las del día de la muerte de alguien de la familia, no se podía matar animales, hacer pan, se tapaba los espejos.

Viajes en Grupo

Tampoco se podía usar el peine, pues el Viernes Santo era el día de luto. Aparte de la cruz de pasta, se lii adornaba, como tartas de boda, con flores, pajaritos Las mejores en adornar eran las jóvenes casadas, y en general esta tradición se relacionaba con las mujeres. El dueño de la casa no podía participar en la preparación de "paska"' porque se le pondría cano el bigote y la masa se echaría a perder. Si durante la consagración se descubriese que en la iglesia hubiera 24 panes ligeramente quemados - significaba que el año iba a ser caluroso.

Si la "paska" no creció lo suficiente o se agrietó lo que se atribuía a la presencia de hombres durante su preparación era un motivo de preocupación para la ama de casa y al mismo tiempo un mal presagio para la suerte de la familia. El compartir la "paska" evoca el compartimiento del pan navideño, y posteriormente de la ostia. Este cesto da a toda la comida un significado sacramental. Independientemente del tipo de la fiesta, el pan siempre desempeñaba en la tradición polaca la función de mediador entre el mundo de los vivos y el de los muertos.

En los rituales de las fiestas de invierno, la muerte estaba presente al mismo nivel que la vida; en las de primavera - triunfaba la vida. En la Pequeña Polonia el Jueves Santo se hacían tortas de molde, llevadas luego por los dueños de casa al cementerio donde las intercambiaban con otros. En algunas regiones de Polonia, sobre las tumbas se "empañaba" los huevos con tierra.

Descripción del viaje a Polonia Semana Santa 12222, 7 Días

La costumbre de consagrar el pan durante la Pascua se relaciona con la orden de la degollación de los Santos Inocentes dada por Herodes. Esta escondió a Jesucristo en la corteza de pan que acababa de cortar. Para conmemorar estos acontecimientos, con ocasión de la Pascua, los sacerdotes consagran con agua bendita pan, tocino, huevos. Los huevos se han convertido ya no sólo en la tradición pascual sino en el símbolo de inestabilidad de la naturaleza polaca. Otra leyenda dice que los huevos de Pascua se convirtieron en piedras con las que empedraron a San Esteban; otra - que el pobre vendedor de huevos que ayudó al Salvador a cargar la cruz, luego encontró su canasta llena de huevos pintados de Pascua.